Ahora voy y me ilumino

Puede que para ti sea raro o puede que sea de lo más normal, pero yo vivo, conozco y trabajo he trabajado con muchas personas que aspiran a iluminarse. Incluso con muchas que se creen y autoproclaman iluminadas.

A mi me impresiona mucho, porque cada vez más gente que conozco tiene como aspiración vital “iluminarse”.

Amenazo de coña, con que “ahora voy, y me ilumino”, pero no es algo a lo que aspire, porque… ¿qué coño es iluminarse? ¿Cómo distingues un iluminado de un normal? Porque digo yo que comerán y cagarán como las demás personas…. ¿o en la vida post-iluminación ya ni se siente ni se padece, te quedas como en una especie de parra constante? Y qué alguien está iluminado, ¿lo decide él mismo o lo tienen que decir los demás? De verdad, si alguien lo sabe que me lo cuente.

¿Microiluminación pasajera?

Una vezn estaba en la puerta del Mercado Maravillas, en Madrid. Un sábado por la mañana, que puede que sea el momento más espantoso de toda la semana para ir. Venga gente con bolsas subiendo y bajando las escaleras. Y yo con el perro, esperando a mi madre y mirando a la gente ir p’arriba y p’abajo. A mi no me gusta la gente, al menos no cuando hay más de 10 personas juntas que no conozco: me aturdo y les empiezo a coger manía colectiva.

Pues allí estaba, rodeada de andanadas de personas extrañas, cuando de repente, me entró un amor loco por todas esas personitas.

Las quise. Así, sin previo aviso ni nada.

Las miraba a todas y veía a cada uno con sus problemas, sus preocupaciones, sus mierditas, que eran iguales que mis problemas, preocupaciones y mierditas.

¿Qué fue esto? ¿Una microiluminación pasajera?

Pasajera desde luego, porque igual de fulminante que vino, el amor se fue. Todos volvieron a caerme mal sólo por estar muchos juntos y volví a cabrearme si alguien me daba sin querer con la bolsa llena de chopped y naranjas.

Como no creo que esto cuente como iluminación, entonces lo más cerca voy a estar de iluminarme es cuando haciendo el chorra al poner el árbol de Navidad me he enrollado las luces por el cuerpo y las he encendido… y menos teniendo como guruguesas a Alaska y Celia Cruz.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *