Tu ojete y tu. 3 tips para mejorar la relación

Salgo de mi mutismo blogero para informar al mundo de 2 grandes cuestiones que están suceden el mundo, y entre elecciones y otras chorradas están pasando desapercibidas.

La sabiduría popular dice que «Amor verdadero es el que entra por el agujero.» Nunca se especificó cuál, por lo que lo más recomendable es tenerlos todos en perfecto estado de revista.

Hoy te dejo 3 consejos para aquél en el que nunca daba el sol (hasta ahora).

A estas alturas de 2019 supongo que ya no tienes pestañas en el ojo de atrás. Así que no voy a dedicar mucho tiempo a este punto.

Lo que hace años me daba para mucha risa y compasión por esas muchachas que, láser en mano y culo de cliente en pompa, se disponían a dejar el orto liso y suave, ahora es lo normal.

O eso creo, porque no soy mucho de ir mirando ojetes ajenos. «Ojetes ajenos»… que buenísmo título para una película de Almodovar. Se lo voy a sugerir.

Una vez desbrozada la zona, vino el blanqueamiento.

Otra muchacha (que no es por ser sexista, pero creo que no hay gran densidad de muchachos en el oficio) láser en mano procediendo a dejar el tema níveo como la piel de Blancanieves. Blanco y reluciente como las cimas del Kilimanjaro.

Pues ahora, con el ojete despejado y blanco, como un lienzo recién imprimado, llega el momento de broncearlo.

Si. Tomar el sol por donde amargan los pepinos o asolearse el ano si lo quieres técnico.

Por lo visto es maravilla.

Absorbes la vitamina D, el prana y hasta una mosca si te descuidas. Eso si, no más de 5 minutos, no sea que se te chamusque y tengas que volver a blanquearlo.

No voy a poner foto, dejo a tu elección tener esas imágenes en la mente. Si tienes curiosidad busca #buttholesunning o asolearse el ano, flipa y «no abandones tu ano en la oscuridad.»

Mira que conozco gente peculiar (muy peculiar).

Algunos cenan sol, otros desayunan una pajilla p’adentro (retroeyaculan) pero aun no conozco a nadie que absorba la vitamina D solar vía anal.

Así que, por favor, cuando quedes con tus amigos para tomar el sol como una cucaracha agonizante y subas tu foto a Instagram recuerda etiquetarme (@silviabpaz). Todas las ocasiones de descojonarme son pocas. Así que te estaré eternamente agradecida.

En resumen, que si quieres un ano feliz: depila, decolora y asolea.

(La otra cuestión en la próxima entrada).

5 comentarios en “Tu ojete y tu. 3 tips para mejorar la relación”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *